Cliffhanger: el suspense en las historias

cliffhanger
Cliffhanger se traduce como “al borde del abismo”

Hoy os hablaré del cliffhanger, un recurso narrativo que consiste en cortar la acción para generar suspense y atrapar al lector con situaciones enigmáticas de las que esperamos respuestas. Es un recurso que seguro todos conocemos por las series de televisión, por esos momentos finales donde se genera una gran tensión dejandonos con ganas de ver el siguiente episodio.

La tensión de la narración

Con el cliffhanger interrumpimos la narrativa con una situación inesperada de la que deseamos saber más. Es un giro argumental en la historia, incógnitas que requieren respuestas o un evento catastrófico pone en conflicto los intereses de los personajes o su propia integridad. Pero siempre con un objetivo en mente, crear incertidumbre que generen ganas de saber más sobre el peligro o el drama a punto de resolverse o sobre el nuevo misterio desvelado.

En narrativa, la posición más usual para generar tensión es entre episodios. En el siguiente capítulo se desarrollará una nueva subtrama que relaje un poco la tensión. Por supuesto, la posición del cliffhanger no se limita al final del episodio o capítulo. En las series se pone al final con un claro objetivo de fidelizar a la audiencia. En novelas por episodios también tiene dicha función, aunque podemos presentar el cliffhanger a mitad del capítulo, sobre todo si significa un cambio en el objetivo de los personajes.

El mal uso y abuso del cliffhanger

El empleo reiterado del recurso deteriora la calidad de cualquier historia, sobre todo si se abusa de él. No importará a nadie si la situación roza el Deux Ex Machina o si la situación carece de interés real en el contexto. Es el mal de muchas series, buenas ideas y personajes con un uso desmesurado de cliffhanger triviales. Otro caso negativo es cuando se presentan grandes incógnitas pero nunca llegan a resolverse, nos sentimos engañados cuando a la larga no encontramos respuestas reales.

Por casos así, apenas sigo series televisivas, un fenómeno tan popular hoy día. Amigos y conocido me recomiendan series cada vez que tienen la oportunidad, e incluso Internet está lleno de información sobre las más exitosas para que no perder el tiempo buscando. Pero al final siempre me encuentro con una sucesión cliffhangers que se enlazan con subtramas más o menos mediocres, con solo un par de ramas de calidad. Y no digo que las series sean malas, sino que de las 8 temporadas disponibles tres cuartas partes del contenido sobra, desde mi punto de vista.

El poder de las pistas

Ya he hablado otras veces sobre esto, la mejor forma de solventar los conflictos de nuestra historia es plantando algunas pistas sobre los sucesos venideros. Con sutileza, tampoco vamos a destripar la trama pero que lleguen con sentido. Incluso nos ayuda presentar pistas falsas para desviar la atención de lo venidero.

Aunque el principal objetivo de un cliffhanger es atrapar al lector, espectador, etc. su implementación debe resultar suave, acompañando el ritmo de la trama sin desvirtuar las reglas del mundo.

Conseguiremos un impacto directo en la mente de los lectores si, además de utilizarlo el cliffhanger con coherencia, lo introducimos en un momento que despertemos fuertes lazos sentimentales. Una experiencia orgásmica en el lugar clave de la historia y será recordado. Este momento es mejor reservarlo para el climax.

trono hierro
El Trono de Hierro

Un maestro en el uso de este recurso es George R. R. Martin con su Juego de Tronos, un gran comprendió de subterfugios, traiciones e injusticias que atrapan irremediablemente. Admito que no he visto la serie pero sí soy fan de los libros. ¿Y vosotros dónde habéis encontrado los cliffhanger que más os han marcado?

@NeoToki0

Recursos narrativos: el Macguffin

caja misteriosa
¿Qué guardará la caja?

Una caja cuyo contenido se desconoce presenta un potencial incalculable, se trata de un elemento capaz de representar esperanza, poder o riquezas. El misterioso transmite un sin fin de sensaciones, funciona como un gran catalizador para la imaginación, a pesar de no ser una idea innovadora en la narrativa. A veces cuenta con mayor importancia en una trama que el conocimiento.

Un objeto misterioso contiene un potencial equivalente a una página en blanco en manos de un escritor lleno de inspiración. Las historias con elementos misteriosos nos involucran más en ella, nos hacen sentir atraídos por esa aura magnética de lo secreto, de lo enigmático.

El elemento que hace avanzar la trama

El Macguffin es un recurso narrativo que pone nombre a los objetos o situaciones que ayudan al buen avance de la historia. Alfred Hitchcock atribuyó el nombre al recurso, quizás por ello se conoce más en el mundo del cine que en literatura.

El Macguffin es un truco, dota a los objetos de la suficiente importancia como para dirigir la historia hacia una dirección concreta, se utiliza como anzuelo para llamar la atención. A pesar de ser un engaño es ingenioso, su uso no afecta negativamente como sí lo hace el Deus Ex Machina. En una historia de piratas siempre hay un mítico tesoro que buscar, los espías lidian con documentos secretos o en casos más concretos como La Fundación de Isaac Asimov la gran Enciclopedia Galáctica a pesar de ser mencionada en diversas ocasiones nunca se muestra como tal.

La principal función del recurso es mover a los personajes por los distintos escenarios. El objeto dispone de un gran valor para los personajes pero a su vez se vuelve irrelevante para los lectores conforme avanza la historia. Un abuso o uso equivocado del elemento puede afectar a la historia, aunque sirva de catalizador, los personajes deben verse espontáneos y evitar acciones forzadas.

Los Macguffin de las historias se pueden cambiar por otro elemento similar en la mayoría de casos. Aquí es donde los autores deben sacar a relucir su ingenio y no conformarse con un objeto cualquiera. Un ejemplo de Macguffin bien elaborado es el maletín de Pulp fiction, el cual crea un aura de misterio entorno a él, provocado diversas teorías por parte de los fans. La película sería la misma si mostrara el contenido pero aquí se ve la elegancia de Tarantino al dotar a ese maletín de tanto misterio.

¿Qué tipo de Macguffin os han resultado más interesante y dónde los encontrasteis?

pulp_fiction_maletin
Pulp fiction

El viaje del héroe II: los 7 personajes necesarios en toda historia

wojtek-fus
Ilustración de Wojtek FUS

Los personajes forman un pilar fundamental en el desarrollo de una novela o película, nos conducen a través de la historia con sus propias acciones. Cada uno de ellos contiene unos arquetipos que definen la función que desempeñará dentro de una obra. Los arquetipos son máscaras, roles de los personajes. La función de un personaje puede cambiar a lo largo de la historia o combinar varias características a la vez.

En el viaje del héroe de Joseph Campbell también se habla sobre los personajes, si no leísteis la introducción sobre su teoría del monomito os invito a conocerla. Unas de las ideas presentadas por Campbell es que toda buena historia incluye a los mismos tipos de personajes. Más concretamente hablamos de 7 tipos de personajes que encontraremos en cada uno de nuestros libros o películas favoritas. Sus arquetipos pueden ser literales o simbólicos, por lo que servirán para cualquier género literario. Continue reading “El viaje del héroe II: los 7 personajes necesarios en toda historia”

El viaje del héroe I: la teoría de las mejores historias

el-viaje-del-heroe
Ilustración de Dominik Mayer

Seguramente hayáis escuchado sobre el viaje del héroe como patrón narrativo, un recurso utilizado por sagas famosas de gran éxito en la literatura y en el cine: el Señor de los Anillos, Harry Potter, Star Wars o Matrix, son algunos ejemplos. Se trata de una estructura por etapas idénticas en casi todo libro o guión de película de renombre. Los patrones pueden ser literales o mostrarse mediante símbolos. El mito del héroe es un arquetipo capaz de resonar en el interior de las personas, provocando sentimientos de afinidad, una conexión que nos hace querer ser como los héroes o las heroínas de nuestras historias favoritas.

Con este artículo os invito a conocer los principios del viaje al que no solo recurren los protagonistas de los cuentos, también se asemejan a los retos que enfrentamos cada uno de nosotros a lo largo de la vida. Es un camino de autodescubrimiento, lleno de sombras y pruebas, que nos premiará con conocimientos y habilidades para superar las dificultades de escritores nóveles. Ya has recibido la llamada, ahora es tu decisión atravesar el umbral hacia lo desconocido o resignarte a permanecer en tu zona de confort con el resto de las personas corrientes. Continue reading “El viaje del héroe I: la teoría de las mejores historias”

4 consejos para acabar el primer borrador de nuestro libro

La importancia de finalizar el borrador

El primer obstáculo con el que nos enfrentaremos al escribir un libro es acabar con la primera versión del manuscrito, es decir, el borrador o el texto en bruto de la historia que guardamos en nuestra cabeza. Para ello, es importante que establezcamos pequeñas metas en el gran maratón de escribir un libro.

Si dividimos el trabajo en pequeños objetivos más asequibles seremos conscientes de nuestros avances, una forma de evitar sentimientos de frustración que conducen al abandono del proyecto por desánimo.

Con la primera versión de nuestro texto buscamos vomitar todas las ideas, reunir las anotaciones y apuntes de los cuadernos en un solo conjunto. El resultado estará muy lejos de la forma final, quizás requiera de cambios en las partes más confusas y eliminar lo innecesario o puede que necesitemos reescribir completamente la historia con otro enfoque o con una nueva voz narrativa.

4 consejos para finalizar nuestro primer manuscrito

  1. No hay que preocuparse por la gramática, ortografía o la calidad del texto. Es paradójico decir esto, no me refiero a que obviemos las faltas sino a que evitemos dedicar más tiempo del necesario en las correcciones. Buscamos un borrador que concrete las ideas que rondan en nuestra mente. Ya dedicaremos mucho tiempo a corregir y modificar el texto en posteriores revisiones para que quede impecable. El objetivo del primer manuscrito es organizar el caos, vaciar toda la información de fuentes mentales y físicas (anotaciones) para contar con un texto en bruto con el que trabajar, el borrador será como la gran piedra de mármol que labra el escultor.
  2. Utilizar alguna técnica para estructurar el libro de forma eficiente. Siempre podemos comenzar a escribir nuestra historia desde el principio, con la primera palabra hasta poco a poco llegar al final, como un viajero que desconoce el camino. Pero los escritores profesionales utilizan recursos que le facilitan la escritura, que les hace el trabajo más eficiente, sería como disponer de un mapa antes de realizar nuestro viaje. La escaleta es un recurso muy práctico para estructurar un libro, con ella crearemos la espina dorsal de la historia y la utilizaremos como guía, pudiendo completar el libro en el orden que deseemos.
  3. Crear el hábito de la escritura, establecer horarios concretos para escribir. La pereza, las distracciones y, por consecuencia, nosotros mismos seremos los mayores enemigos al que nos enfrentaremos cuando escribimos un libro. La fuerza de voluntad no aparecerá por arte de magia para hacer el trabajo por nosotros, hay que cultivarla. Os hablé sobre proponer objetivos más pequeños para alcanzar uno mayor, con dedicar una hora al día a la escritura o proponernos un mínimo de palabras lograremos acabar el libro tarde o temprano. De nada sirve un atracón de muchas horas un día para luego dejarlo durante semanas.
  4. Escribir inconscientemente. Se trata de escribir el borrador, apuntemos lo más alto posible con nuestras ideas más locas y descabelladas. En posteriores revisiones pondremos los pies en la tierra, recortaremos y suavizaremos las ideas, pero marquemos un listón alto al principio. Pongamos nuestra mente en modo de escritura automática, dejemos que se exprese con total libertad aunque sepamos que esa parte no la incluiremos, nos ayudará a crear un contexto, a definir el mundo y los personajes.

Por último un consejo. Al terminar la primera versión del manuscrito hay que dejarla reposar como el buen vino. Con un par de semanas será suficiente aunque tampoco viene mal un mes de descanso. Si revisamos el contenido demasiado pronto tendremos una visión poco objetiva de nuestra creación y, en consecuencia, pasaremos por alto muchos errores e incoherencias.

Si conoces algún otro consejo o practica para terminar el borrador no dudes en comentar. Puedes seguir mis publicaciones en redes sociales: Twitter o Facebook.

Ficha de Personaje

Los personajes son un elemento muy importante dentro del proceso de crear una historia, son ellos quienes recorren la trama, desvelan los secretos y nos hacen experimentar multitud de sentimientos. Definir a un personaje de manera correcta da mayor profundidad y realismo a una novela, hay que evitar estereotipos planos y clónicos, por ello os explico en que consiste la ficha de personaje.

personaje

Ficha de Personaje

Es una herramienta muy útil para trabajar en una novela o un relato corto, igual que la escaleta nos ayudaba a definir la estructura de la historia, la ficha de un personaje es una lista de datos que definen las características físicas, mentales y la biografía de un personaje en cuestión. Podría ser algo parecido, en realidad más detallado, a una hoja de personaje de un juego de rol. La información especificada puede ser de lo más variada, desde descripciones de las características físicas, a contar donde se crió en su infancia, quienes son sus amigos y familiares, además de sus ideales y aspiraciones.

La ficha del personaje será todo lo detallada que deseemos, pero en principio solo necesitamos dos partes a describir: la prehistoria y la caracterización.

Continue reading “Ficha de Personaje”