7 secretos para ser escritor que niegas reconocer

consejos ser escritor

La gente que empieza a escribir suele encontrarse con algunos bloqueos que frustran la experiencia, sobre todo al agotar la motivación inicial. Como buenos seres humanos, a veces damos vueltas por Internet tratando de encontrar la panacea que facilite la escritura, que permita acabar nuestra novela rápidamente, con calidad, siendo muy leída y gustando al público. Pues eso no existe, no existen los milagros para escritores. Es más, los secretos para ser un buen escritor están delante de nosotros pero requieren trabajo y dedicación. Tranquilo, si no quieres reconocerlos yo te los explico, aunque si prefieres procrastinar estás en tu derecho de dejar de leer para volver a la búsqueda de esa fórmula mágica.

Debes querer ser escritor de verdad

¿Quieres ser escritor? Vale, pero hasta qué punto. Para conseguir la maestría en cualquier disciplina necesitarás una continua dedicación. Así que párate unos segundos y medita con sinceridad cuánto deseas ser escritor. Quieres escribir de vez en cuando, por puro ocio, quieres acabar una novela por cabezonería o quieres ser un escritor reconocido para vivir de ello.

Por mi parte, siempre he querido aprender japonés. Me gusta mucho la cultura japonesa y sus obras. Pero dependo de las traducciones para disfrutar de sus historias, en el mejor de los casos pasan meses o años antes de llegar en castellano o pueden no salir nunca de tierras niponas. Por esto quiero saber su idioma, pero, ¿merece la pena el esfuerzo de aprender japonés? Claramente no, al menos para mí. Tendría que utilizar mucho tiempo y esfuerzo para alcanzar el nivel suficiente. Es algo que me gustaría pero tampoco pasa nada si nunca aprendo.

Para ser escritor, con una calidad decente, hay que dedicar tiempo. Hay que formarse, bien sea por cursos o de forma autodidacta. Hay que sacrificar tiempo, olvidarnos de muchas actividades de ocio y perder horas de sueño. Si quieres ser un escritor de verdad tienes que luchar por ello y conocer el siguiente secreto, aunque es muy obvio.

Si quieres ser escritor, escribe

Hay que escribir. Ten una pequeña libreta y un lápiz siempre contigo, transformalos en tus mejores amigos, en tus confidentes. Al empezar el día escribe lo que esperas de él. Escribe cuando bebes el café (digo café por ser más popular, yo prefiero té), escribe cuando esperas el autobús o cuando viajas en él. Escribe en tus descansos, cuando estás en el cuarto de baño. Llega antes a tus citas y escribe un poco mientras esperas a otras personas. Escribe un diario antes de dormir sobre lo ocurrido durante el día. Exprime tus pensamientos en un papel cuando te sientas confuso. Escribe, escribe, escribe todo lo que puedas. No existe ningún artefacto ancestral que te convierta en un gran escritor, lo único que te conducirá a tu meta es la experiencia.

Pero no te obsesiones por escribir todo el tiempo con una calidad impecable, eso déjalo para cuando estés en el escritorio. Escribe chorradas. Un diario. Cuando estés en el autobús inventa la historia de algún pasajero, o de la persona que ves por la calle. Escribe palabras al azar hasta que poco a poco tengan algún sentido. No te preocupes por la calidad, más vale escribir 2000 palabras al día que 200 impecables. Ya te preocuparás más adelante por corregir. Mientras más escribas, mayor soltura adquirirás cuando quieras plasmar en el papel esa idea que ronda tu cabeza. Olvida el pánico a la hoja en blanco. Si te habitúas a escribir podrás contar lo que quieras y cuando quieras.

Nadie va a leerte

Sí, nadie. Es duro pero cierto. Por qué iba a perder alguien su tiempo en leerte si eres un don nadie. Con todos respetos. Lo mismo me pasaba a mí al principio, pero al menos veo como poco a poco llegan mis palabras a otras personas, por ejemplo cuando lees estas líneas. Por eso es importante tener un blog, un Wattpad o cualquier otro medio que facilite leerte. Cuando empecé a publicar en Internet apenas conseguía visitas, pero con constancia he llegado a más personas.

Los amigos y la familia siempre tratarán de darnos un empujón al principio. Pero si no son lectores, lo harán por el compromiso. En mi caso podría decir que de cada veinte personas que me piden mis cuentos solo una lo acaba leyendo. Sí, uno de cada veinte, pero no son lectores habituales. No dependas de ellos si no son lectores. Tampoco te sientas dolido si no te leen, por muy cercanos que sean.

Busca tu público. Sé constante y poco a poco veras como ganas visibilidad. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Marketing digital

Venga, quería hablaros sobre cómo ser escritor y os salgo con el marketing online. Vaya tomadura de pelo, pensaréis. Pero es necesario, a no ser que te guste jugar a la lotería, o a cualquier otro juego de azar con porcentaje muy bajo de victoria. Es complicado que una editorial acepte tu libro finalizado sin un público que lo respalde. No es imposible, pero sí improbable. Bueno, vale. Puedes autopublicar, ahora es muy sencillo con las nuevas tecnologías. Pero, ¿has leído el punto anterior? Pues eso, nadie va a leerte si no te conoce.

Al principio, creé este blog, Mundos de Leyendas, para promocionar mis cuentos de ciencia ficción y fantasía. Así cuando acabara mi manuscrito lo enviaría a distintas editoriales, y el resto de historia que por ahora me queda un poco lejos. El caso es que mis cuentos tienen menor visibilidad que otros artículos como este. Las estadísticas no mienten. Mi mayor número de visitas dependen de Google, son sobre técnicas o información sobre la escritura. Antes no me sentía nada orgulloso, pero ahora trato de enseñar a otros sobre mis conocimientos.

Si quieres que tus proyectos literarios vayan a buen puerto y salgan del cajón de tu escritorio solo queda que la gente te reconozca, aunque al principio sea por medio de otros temas.

Eres tu mayor enemigo

De todas las personas que existen el todo el planeta, tú eres el más peligroso para errar en el camino hacia tu objetivo. Hay que ser conscientes. Es muy fácil decir más tarde lo hago, estoy cansado, no tengo ganas. Procrastinar es muy sencillo, casi instintivo, pero luchar contra ese estado tan evasivo solo depende de nosotros. Por eso hay que escribir todo lo posible.

No es cuestión de ser positivos para alcanzar nuestros sueños, es cuestión de voluntad. Voluntad de ser una persona que quiere alcanzar la maestría con la escritura. Para ello, conduce a tu yo que evade escribir y conviértelo en tu autentico enemigo, en el sentido más productivo.

Si somos como nuestra abuela, al escribir nos conformaremos con contenido mediocre. ¡No! Mira tu texto con aire de superioridad, no te cortes al decirte que ese texto no vale nada. Tú lo puedes hacer mejor. A la hora de valorar el contenido, no te conformes con cualquier cosa. Lee, valora, cataloga lo que no te convence y reescribe una y otra vez. No pares hasta que transmita verdaderos sentimientos. Quédate con un texto que te llene, algo para estar orgulloso. Porque nosotros vamos a ser las personas más duras al valorar nuestra creación.

Pero recuerda, si estás empezando necesitas experiencia. No seas tan duro al principio, pues el nivel será claramente bajo. Trata de alcanzar tu límite y superarte.

Todo está ya escrito

Por mucho que te quiebres la cabeza, a otra persona se le habrá ocurrido lo mismo. Muchas personas no escriben porque tratan de hacer algo nuevo, original e innovador. Nada es nuevo, toda historia tiene otras como inspiración. Los autores nos empapamos de todas las historias que hemos conocido a lo largo de nuestra vida, las mezclamos y volvemos a reproducirlas cambiando sus elementos, aunque no seamos conscientes.

No hay nada de malo en usar una historia que ya existe y crear un nuevo punto de vista. De hecho, eso es lo que diferencian a las obras parecidas, el punto de vista. Inspirarse en personajes, en mundos o situaciones de otras novelas no es malo. Cuando un género innova, lo hace añadiendo una profundidad narrativa que ya existe en otros géneros. Por ejemplo, hace décadas la ciencia ficción y fantasía se catalogaba como literatura juvenil, con el paso de los años han ganado profundidad y sobre todo han mostrado una psique de los personajes más compleja.

Os recuerdo, las grandes obras tienen los mismos elementos en común. Unos patrones conocidos como el viaje del héroe. Muy interesante si queréis estructurar una historia y conocer los tipos de personajes más elementales.

Rodéate de escritores

Lee libros sobre géneros que quieras escribir, visita blogs de temas que te interesen, pregunta a los autores en los comentarios, síguelos en redes sociales. Seguro que podéis aprender mucho el uno del otro. Compartiréis opiniones, puntos de vista y cuando te des cuenta habrás aprendido mucho. Existen muchas comunidades de escritores de todos los géneros, busca grupos de Facebook, foros, blogs. Aprende de sus experiencias y comparte la tuya.

Igual que te contaba que ya está todo escrito, otros escritores han pasado por la misma fase en la que te encuentras ahora mismo. Si ves que tu red social no funciona, observa como lo hacen otros. Si no sabes sobre qué escribir en tu blog, inspírate con otros blogs ofreciendo tu punto de vista. Pero sobre todo, no te rindas nunca.

@NeoToki0

Ejercicios creativos para escritores

escribir creatividad
Busca un lugar relajado para escribir

Escribir, esa actividad que se nos hace tan tediosa de practicar. A veces por falta de motivación u otras por pensar que carecemos de la habilidad suficiente, pero al final si queremos ser escritores hay que escribir. Por ello, traigo unos sencillos ejercicios para crear hábito de escritura y fomentar la creatividad.

La variación

Todos sabemos montones de historias, hechos históricos o anécdotas de conocidos. Con la variación cogemos algo conocido y lo modificamos al gusto, siempre manteniendo la coherencia. Imagina el cuento de Caperucita Roja, ahora cambia la niña protagonista por una mujer adulta. El cuento cambiaría bastante. Pero vayamos más lejos, Caperucita Roja vive en el año 2482, en una ciudad con grandes avances tecnológicos e inundada de peligrosas bandas callejeras, debe entregar un paquete a la Abuela, la gran jefa de una importante organización criminal. Este ejercicio es muy sencillo de poner en práctica y podemos complicarlo todo lo que queramos.

La combinación

Busca elementos que funcionen de manera independiente y mézclalos. El terror y la ciencia ficción crearon en su día a Alien con El octavo pasajero. La fantasía y el humor dieron lugar a Mundodisco. Basta con juntar dos géneros o dos ideas y escribir el resultado. Resuelve un caso de asesinato en un mundo de fantasía, describe un día sin energía en un mundo futurista o cualquier cosa que se te ocurra.

El opuesto

Si estás harto de los temas convencionales dale la vuelta a la tortilla. Con este ejercicio intentaremos romper con toda lógica. Empieza la historia por el final y que se desarrolle hasta el principio. Inventa una historia de malos contra buenos. Cambia el típico escenario de ascender hasta el último piso de una torre por descender hasta la salida. El necesitado ayuda al héroe, el niño aconseja al anciano o el detective es el asesino del caso. Con lo opuesto buscamos ideas alocadas con resultados sorprendentes.

Suposiciones

Este ejercicio es muy parecido a la variación pero tomando como referencia el mundo real en vez de una historia conocida. ¿Qué pasaría si pudiésemos volar? ¿Y si viviéramos en la Luna en vez de en la Tierra? ¿Y si en vez del suelo pisáramos el techo y el cielo fuera un gran abismo? Aunque no nos limitaremos en suponer cambios en las reglas, también sirve suponer situaciones inverosímiles. ¿Y si al llegar a casa, después de un duro día de trabajo, encontramos un cadáver en mitad de nuestro salón? ¿Y si al despertar no recordemos nada de nuestro pasado? Cualquier ocurrencia es una buena idea para escribir

La parodia

Dicen que el humor es bueno para la salud, si encima escribimos para hacer reír nos veremos doblemente beneficiados. Haz una parodia de los clichés más conocidos de la literatura. Escribe tu historia favorita a modo de caricatura. Aunque si tenemos un sentido del humor peculiar puede que no consigamos el efecto deseado con nuestros chistes.

@NeoToki0

Cliffhanger: el suspense en las historias

cliffhanger
Cliffhanger se traduce como “al borde del abismo”

Hoy os hablaré del cliffhanger, un recurso narrativo que consiste en cortar la acción para generar suspense y atrapar al lector con situaciones enigmáticas de las que esperamos respuestas. Es un recurso que seguro todos conocemos por las series de televisión, por esos momentos finales donde se genera una gran tensión dejandonos con ganas de ver el siguiente episodio.

La tensión de la narración

Con el cliffhanger interrumpimos la narrativa con una situación inesperada de la que deseamos saber más. Es un giro argumental en la historia, incógnitas que requieren respuestas o un evento catastrófico pone en conflicto los intereses de los personajes o su propia integridad. Pero siempre con un objetivo en mente, crear incertidumbre que generen ganas de saber más sobre el peligro o el drama a punto de resolverse o sobre el nuevo misterio desvelado.

En narrativa, la posición más usual para generar tensión es entre episodios. En el siguiente capítulo se desarrollará una nueva subtrama que relaje un poco la tensión. Por supuesto, la posición del cliffhanger no se limita al final del episodio o capítulo. En las series se pone al final con un claro objetivo de fidelizar a la audiencia. En novelas por episodios también tiene dicha función, aunque podemos presentar el cliffhanger a mitad del capítulo, sobre todo si significa un cambio en el objetivo de los personajes.

El mal uso y abuso del cliffhanger

El empleo reiterado del recurso deteriora la calidad de cualquier historia, sobre todo si se abusa de él. No importará a nadie si la situación roza el Deux Ex Machina o si la situación carece de interés real en el contexto. Es el mal de muchas series, buenas ideas y personajes con un uso desmesurado de cliffhanger triviales. Otro caso negativo es cuando se presentan grandes incógnitas pero nunca llegan a resolverse, nos sentimos engañados cuando a la larga no encontramos respuestas reales.

Por casos así, apenas sigo series televisivas, un fenómeno tan popular hoy día. Amigos y conocido me recomiendan series cada vez que tienen la oportunidad, e incluso Internet está lleno de información sobre las más exitosas para que no perder el tiempo buscando. Pero al final siempre me encuentro con una sucesión cliffhangers que se enlazan con subtramas más o menos mediocres, con solo un par de ramas de calidad. Y no digo que las series sean malas, sino que de las 8 temporadas disponibles tres cuartas partes del contenido sobra, desde mi punto de vista.

El poder de las pistas

Ya he hablado otras veces sobre esto, la mejor forma de solventar los conflictos de nuestra historia es plantando algunas pistas sobre los sucesos venideros. Con sutileza, tampoco vamos a destripar la trama pero que lleguen con sentido. Incluso nos ayuda presentar pistas falsas para desviar la atención de lo venidero.

Aunque el principal objetivo de un cliffhanger es atrapar al lector, espectador, etc. su implementación debe resultar suave, acompañando el ritmo de la trama sin desvirtuar las reglas del mundo.

Conseguiremos un impacto directo en la mente de los lectores si, además de utilizarlo el cliffhanger con coherencia, lo introducimos en un momento que despertemos fuertes lazos sentimentales. Una experiencia orgásmica en el lugar clave de la historia y será recordado. Este momento es mejor reservarlo para el climax.

trono hierro
El Trono de Hierro

Un maestro en el uso de este recurso es George R. R. Martin con su Juego de Tronos, un gran comprendió de subterfugios, traiciones e injusticias que atrapan irremediablemente. Admito que no he visto la serie pero sí soy fan de los libros. ¿Y vosotros dónde habéis encontrado los cliffhanger que más os han marcado?

@NeoToki0

Recursos narrativos: el Macguffin

caja misteriosa
¿Qué guardará la caja?

Una caja cuyo contenido se desconoce presenta un potencial incalculable, se trata de un elemento capaz de representar esperanza, poder o riquezas. El misterioso transmite un sin fin de sensaciones, funciona como un gran catalizador para la imaginación, a pesar de no ser una idea innovadora en la narrativa. A veces cuenta con mayor importancia en una trama que el conocimiento.

Un objeto misterioso contiene un potencial equivalente a una página en blanco en manos de un escritor lleno de inspiración. Las historias con elementos misteriosos nos involucran más en ella, nos hacen sentir atraídos por esa aura magnética de lo secreto, de lo enigmático.

El elemento que hace avanzar la trama

El Macguffin es un recurso narrativo que pone nombre a los objetos o situaciones que ayudan al buen avance de la historia. Alfred Hitchcock atribuyó el nombre al recurso, quizás por ello se conoce más en el mundo del cine que en literatura.

El Macguffin es un truco, dota a los objetos de la suficiente importancia como para dirigir la historia hacia una dirección concreta, se utiliza como anzuelo para llamar la atención. A pesar de ser un engaño es ingenioso, su uso no afecta negativamente como sí lo hace el Deus Ex Machina. En una historia de piratas siempre hay un mítico tesoro que buscar, los espías lidian con documentos secretos o en casos más concretos como La Fundación de Isaac Asimov la gran Enciclopedia Galáctica a pesar de ser mencionada en diversas ocasiones nunca se muestra como tal.

La principal función del recurso es mover a los personajes por los distintos escenarios. El objeto dispone de un gran valor para los personajes pero a su vez se vuelve irrelevante para los lectores conforme avanza la historia. Un abuso o uso equivocado del elemento puede afectar a la historia, aunque sirva de catalizador, los personajes deben verse espontáneos y evitar acciones forzadas.

Los Macguffin de las historias se pueden cambiar por otro elemento similar en la mayoría de casos. Aquí es donde los autores deben sacar a relucir su ingenio y no conformarse con un objeto cualquiera. Un ejemplo de Macguffin bien elaborado es el maletín de Pulp fiction, el cual crea un aura de misterio entorno a él, provocado diversas teorías por parte de los fans. La película sería la misma si mostrara el contenido pero aquí se ve la elegancia de Tarantino al dotar a ese maletín de tanto misterio.

¿Qué tipo de Macguffin os han resultado más interesante y dónde los encontrasteis?

pulp_fiction_maletin
Pulp fiction

El viaje del héroe II: los 7 personajes necesarios en toda historia

wojtek-fus
Ilustración de Wojtek FUS

Los personajes forman un pilar fundamental en el desarrollo de una novela o película, nos conducen a través de la historia con sus propias acciones. Cada uno de ellos contiene unos arquetipos que definen la función que desempeñará dentro de una obra. Los arquetipos son máscaras, roles de los personajes. La función de un personaje puede cambiar a lo largo de la historia o combinar varias características a la vez.

En el viaje del héroe de Joseph Campbell también se habla sobre los personajes, si no leísteis la introducción sobre su teoría del monomito os invito a conocerla. Unas de las ideas presentadas por Campbell es que toda buena historia incluye a los mismos tipos de personajes. Más concretamente hablamos de 7 tipos de personajes que encontraremos en cada uno de nuestros libros o películas favoritas. Sus arquetipos pueden ser literales o simbólicos, por lo que servirán para cualquier género literario. Continue reading “El viaje del héroe II: los 7 personajes necesarios en toda historia”

El viaje del héroe I: la teoría de las mejores historias

el-viaje-del-heroe
Ilustración de Dominik Mayer

Seguramente hayáis escuchado sobre el viaje del héroe como patrón narrativo, un recurso utilizado por sagas famosas de gran éxito en la literatura y en el cine: el Señor de los Anillos, Harry Potter, Star Wars o Matrix, son algunos ejemplos. Se trata de una estructura por etapas idénticas en casi todo libro o guión de película de renombre. Los patrones pueden ser literales o mostrarse mediante símbolos. El mito del héroe es un arquetipo capaz de resonar en el interior de las personas, provocando sentimientos de afinidad, una conexión que nos hace querer ser como los héroes o las heroínas de nuestras historias favoritas.

Con este artículo os invito a conocer los principios del viaje al que no solo recurren los protagonistas de los cuentos, también se asemejan a los retos que enfrentamos cada uno de nosotros a lo largo de la vida. Es un camino de autodescubrimiento, lleno de sombras y pruebas, que nos premiará con conocimientos y habilidades para superar las dificultades de escritores nóveles. Ya has recibido la llamada, ahora es tu decisión atravesar el umbral hacia lo desconocido o resignarte a permanecer en tu zona de confort con el resto de las personas corrientes. Continue reading “El viaje del héroe I: la teoría de las mejores historias”