Alimentando al monstruo

bloodborne
No importa cuanto consuma, su apetito en insaciable

Por fin se acaba el verano. Adiós a este calor insoportable, al menos durante un tiempo. Vuelve la rutina, y ya tengo a punto el manuscrito de mi relato para enviar a Windumanoth. Cosa que me dará más tiempo para el blog.

Pero vayamos por partes, ha terminado la séptima temporada de Juego de Tronos. ¡Tranquilos! No hablaré sobre lo que me ha parecido la serie, si ha sido un desastre o una maravilla. Lo cierto es que no la he visto. En su día comencé a leer los libros y quería disfrutar de los siguientes en el mismo formato, cuando Martin los termine en el año 2052 o por ahí. No por considerarme purista, simplemente por la misma razón que no he visto casi nada de Walking Dead, de Vikings o cualquier otra serie mainstream.

El problema, y lo que quiero tratar, es la desfachatez por parte de muchas personas y otros tantos medios por compartir información sobre Juego de Tronos sin ton ni son, con detalles importantes para regocijo de los que se mantienen al día de la serie y destripes para los que no han podido o no quieren ver la serie.

Sí, irremediablemente me han destripado muchos detalles sobre la trama, aunque falta por saber si se distanciarán mucho de los libros.

Me pregunto cómo hubiera sentado si por allá en 2011 me hubiera dedicado a destrozar la serie de moda a todo ignorante que se atreviera a introducirse en ella. Seguro que mi Twitter y Facebook estarían más vacíos que el corazón de Joffrey.

El caso, que no solo han sido imágenes o memes por parte de consumidores ignorantes de la serie, sino un bombardeo con detalles relevantes en la publicidad de las redes sociales, sobre todo Facebook. Titulares rimbombantes acompañados de una imagen por si quedaba alguna duda.

Después de meditar un poco, los spoiler importan poco. Me lo tomaré como cuando leo libros o vuelvo a ver películas una segunda vez.

Lo que sí me ha dado pena es lo triste de la situación actual de nuestra sociedad. Con una idea del todo vale para rascar un puñado de visitas o me gustas. Tengo muchos conocidos que consumen contenido mainstream al día de salida porque creen que sus círculos cercanos van a destriparle. Me pregunto cuánta gente ve contenido por voluntad propia y cuanta lo hace por presión social.

Mientras tanto, el libro que acompaña la cabecera de mi cama es una recopilación de las obras de Shakespeare, estoy leyendo algo que se escribió hace 400 años y cuando lo termine no tendré amigos con los que discutir el contenido. Tomé la decisión de leerlo por mi deseo de convertirme en escritor, y antes de MacBeth o Romeo y Julieta andaba con un libro de Mundodisco, algo que personalmente prefiero. Igual que me ha dado por ver la tercera temporada de Twin Peaks, una maravilla y destrozo de mente por partes iguales, y otra vez sin amigos con los que hablar.

Cuando veo a una sociedad consumir lo que autoimponen las modas en vez de usar su propio criterio, me pregunto si hice bien con mi andadura para ser escritor. Quizás solo son desvaríos de un demente.

@NeoToki0

El tiempo en la narrativa

tiempo narrativa recursos

Hoy os hablaré del tiempo, del tiempo como el periodo que transcurre cuando se desarrolla un acontecimiento o se realiza una acción, en nuestro caso del tiempo que ocupa la historia que contamos.

El tiempo de cualquier historia en literatura es lineal, salvo algunas pocas excepciones experimentales. Con el tiempo, situamos al lector en diferentes momentos de la trama desde el punto de vista del narrador. Es normal encontrar saltos, ya sea hasta el pasado para recordar sucesos o hacia el futuro para evitar escenas sin valor. Valernos de los recursos temporales en la literatura generará dramatismo y evitará momentos tediosos. Controlar cuando suceden los acontecimientos de nuestra novela es como disponer de una máquina del tiempo para contar la trama.

El propio narrado es quien nos mueve de un punto a otro, con el objetivo de que la trama resulte más atractiva. Cuando el orden cronológico de una historia no es el natural, va dando saltos, lo llamamos anacronía. Los saltos temporales se utilizan generar tensión, ganar el interés de los lectores, o para explicar sucesos que se respaldan con el pasado. Los recursos más frecuentes que alteran el tiempo son:

Prolepsis

Es cuando se adelantan sucesos que no han ocurrido aún, es decir, cuando un fragmento de la mitad o final de la trama se presenta al inicio de la historia. Dos grandes ejemplo son In Extrema Res o In Media Res. La meta de la Prolepsis es atrapar al lector con situaciones dramáticas que los incite a conocer cómo se llegará hasta ellas.

Analepsis

Es un salto al pasado, regresar en el tiempo a un momento que ya ocurrió para aclarar detalles que no se contaron en su momento, también conocido como flashback. Útil para aclarar los motivos de ciertas acciones que generaban dudas sobre las verdaderas intenciones de los personajes. Lo normal es utilizar la analepsis por medio de recuerdos.

Sumario

Se trata de mostrar un resumen en vez de narrar un montón de sucesos que no aportan valor a la historia o que resultarían aburridos para el lector. También se puede utilizar para obviar detalles que se quieran presentar más adelante en la trama. La clave del sumario es comprimir la información olvidándonos de los detalles.

Elipsis

Es cuando rompemos el tiempo y avanzamos rápidamente hacia delante, creando una historia más dinámica o para ocultar información que se presentará posteriormente. En la elipsis no se especifica, aunque sea vagamente, lo que ocurrió en el transcurso del tiempo omitido como sí ocurre con el sumario. La elipsis no necesita de motivos, da un salto hasta un punto determinado y la trama continua desde ahí. Muy útil para que transcurran días, semanas, meses o años.

Acronía o Silepsis

Es cuando una historia utiliza dos líneas temporales diferentes que van relacionándose conforme avanza la trama.

Ucronía

Es cuando alteramos un momento histórico que ya ocurrió. La Ucronía es una forma de contar qué ocurriría si…, es decir, qué hubiera ocurrido si algo hubiera alterado la historia. Genera interés porque presenta nuevas situaciones de algo ya conocido.

@NeoToki0

El delgado hilo de la esperanza

No difundir imagenes
Parece que hay a quienes no les entra en la cabeza

Ayer, el terrible atentado de Barcelona azotó las redes sociales y más tarde todos los medios, un auténtico acto de barbarie que no tiene justificación ninguna y que por mi parte solo genera rechazo y repulsa. Desde el primer momento, empezaron a fluir datos, noticias y toda clase de información sin control. Desde fuentes oficiales pedían no publicar las terribles imágenes de las víctimas y hacer caso omiso de fuentes no fidedignas. Aún así, periódicos digitales españoles empezaron a difundir informaciones falsas sin contrastar, y lo peor, acompañadas de vídeo y fotografías crudelísimas, que no hacían más que acrecentar el miedo y la confusión. ¿Qué ocurre con el periodismo? ¿Acaso todo vale por las malditas visitas? También por Whatsapp, se estaba difundiendo ciertos vídeos. No entiendo cómo alguien puede pasearse mientras graba a gente herida y sufriendo.

Luego, las horas pasaban y salía a relucir el odio. Da igual, dirigido al de siempre, la cuestión es señalar culpables. Los primeros rechazos hacia el colectivo islámico, asperezas hacia los independentistas catalanes o señalando a los partidos políticos “poco patriotas”. He tenido que escuchar a gente de mi círculo cercano reprochando que si en la calle tal hay una mezquita donde “estos tipos se juntan para rezar” o “habría que matarlos a todos o echarlos del país”. Hasta he visto comentarios en las redes sobre las connotaciones machistas que han propiciado este tipo de actos terroristas. ¿Estamos locos? Ahora más que nunca necesitamos estar juntos, volcar nuestra solidaridad y amor hacia los demás, da igual que ideología, orientación sexual o religión procesen.

A pesar de todo, aún queda esperanza. Los taxistas de Barcelona han ofrecido servicios gratuitos. Muchos han corrido a los hospitales a donar sangre. Vecinos de las cercanías han ofrecido una cama y comida a quienes se veían atrapados en la zona, han repartido agua y comida a quienes permanecían encerrados en sus coches. Y en cualquier parte del mundo hay personas que con un fuerte abrazo o unas palabras han tratado de consolar a otras.

Solo añadir mi apoyo y condolencias a las víctimas y sus familiares. Y ánimos a la gente de Barcelona, Cataluña, España y a todas las personas de buen corazón.

@NeoToki0

El arte de la narrativa: Angel’ Egg

niña
Ilustración de la niña de Angel’s Egg

Cuando leemos un libro o visionamos una película lo normal es encontrar obras de entretenimiento livianas. Con suerte, si nos gusta, encontramos contenido con un estilo artístico más peculiar e ideas profundas que nos darán algo que pensar. A mi parecer, en el punto más bajo se sitúan las pelis palomiteras o los libros de usar y tirar que tal como llegan los dejamos ir para siempre. Pero hoy quería hablaros de una película de animación con un tono enigmático, situada en el polo opuesto de las apuestas más comerciales, se trata de Angel’s Egg (Tenshi no Tamago). Si piensas que las películas de dibujitos son cosa de niños lo mejor es que dejes de leer y pierdas tu tiempo con otra cosa, porqué pienso hablar de una película pretenciosa que requiere la participación por parte del espectador para disfrutarla.

Angel’s Egg es una película japonesa realizada en 1985 por el director Mamoru Oshii, creador de películas de culto como Ghost in the Shell. A pesar de su antigüedad, la animación no tiene nada que envidiar con películas más modernas, pudiendo pasar como una obra moderna. El diseño de personajes, y el storyboard, corre a cargo de Yoshitaka Amano, el cual participa también en la historia. El ilustrador japonés es conocido por diseñar personajes y escenarios de multitud de videojuegos, destacando la saga de Final Fantasy. El compositor de la banda sonora es Keiichi Noda, con una gran experiencia en la música de animes.

strangerwithegg
¿Qué guarda el huevo en su interior?

Nos encontramos ante una historia de dos personajes de los que nunca sabemos sus nombres. Una niña que cuida de un gran huevo, cuyo contenido es desconocido, proporcionándole su propio calor. Para subsistir vaga por una ciudad abandonada, una ciudad retorcida, devastada y detenida en la eternidad, donde busca restos de comida y rellena con agua botellas de cristal. La niña se encuentra con un hombre que carga una especie de arma con forma de cruz. Él desconoce su propio rumbo, como si el paso del tiempo hubiera mermado sus recuerdos. El universo de la película fluye con tintes surrealista, atravesando la frontera de lo onírico, donde abundan escenarios grotescos y caóticos a la par de hermosos.

A priori, la trama es muy simple pero enigmática, la narrativa carga con detalles muy sutiles y simbólicos. La simbología esconde un trasfondo muy enrevesado que está abierto a la libre interpretación. Difícilmente sacaremos algo claro con un primer visionado. Los diálogos apenas ocupan una o dos páginas de guión. Son las expresiones, las acciones, la atmosfera y la música los que nos mueven por el mundo y explican lo que sucede.

El principal problema de la obra es el distanciamiento de su lenguaje cinematográfico con el que nos tiene acostumbrado Hollywood, con el cine más comercial. La forma de entender el cine, las imágenes o los símbolos de una sociedad lo construye la propia cultura. En un mundo donde todo corre tan deprisa y el contenido está terriblemente masticado para no perdernos en él, Angel’s Egg es una rareza no apta para todos los públicos.

niña Angel's Egg.gif

Lo más relevante de Angel’s Egg no es su historia sino su apuesta arriesgada. Requiere de un esfuerzo, de una interpretación. El significado de la película puede diferir para cada persona, cambia en cada visionado en el que encontramos nuevos matices. Hay símbolos cristianos perfectamente definidos pero contrastan con otros más etéreos como la niña o el hombre. Incluso su director, Mamoru Oshii, nunca ha dado una explicación a la trama. Por lo tanto, Angel’s Egg es una experiencia donde cada uno sacará sus propias conclusiones. Una apuesta peculiar, compleja y difícil de visionar pero a la vez hermosa y repleta de sentimientos.

@NeoToki0

Ejercicios creativos para escritores

escribir creatividad
Busca un lugar relajado para escribir

Escribir, esa actividad que se nos hace tan tediosa de practicar. A veces por falta de motivación u otras por pensar que carecemos de la habilidad suficiente, pero al final si queremos ser escritores hay que escribir. Por ello, traigo unos sencillos ejercicios para crear hábito de escritura y fomentar la creatividad.

La variación

Todos sabemos montones de historias, hechos históricos o anécdotas de conocidos. Con la variación cogemos algo conocido y lo modificamos al gusto, siempre manteniendo la coherencia. Imagina el cuento de Caperucita Roja, ahora cambia la niña protagonista por una mujer adulta. El cuento cambiaría bastante. Pero vayamos más lejos, Caperucita Roja vive en el año 2482, en una ciudad con grandes avances tecnológicos e inundada de peligrosas bandas callejeras, debe entregar un paquete a la Abuela, la gran jefa de una importante organización criminal. Este ejercicio es muy sencillo de poner en práctica y podemos complicarlo todo lo que queramos.

La combinación

Busca elementos que funcionen de manera independiente y mézclalos. El terror y la ciencia ficción crearon en su día a Alien con El octavo pasajero. La fantasía y el humor dieron lugar a Mundodisco. Basta con juntar dos géneros o dos ideas y escribir el resultado. Resuelve un caso de asesinato en un mundo de fantasía, describe un día sin energía en un mundo futurista o cualquier cosa que se te ocurra.

El opuesto

Si estás harto de los temas convencionales dale la vuelta a la tortilla. Con este ejercicio intentaremos romper con toda lógica. Empieza la historia por el final y que se desarrolle hasta el principio. Inventa una historia de malos contra buenos. Cambia el típico escenario de ascender hasta el último piso de una torre por descender hasta la salida. El necesitado ayuda al héroe, el niño aconseja al anciano o el detective es el asesino del caso. Con lo opuesto buscamos ideas alocadas con resultados sorprendentes.

Suposiciones

Este ejercicio es muy parecido a la variación pero tomando como referencia el mundo real en vez de una historia conocida. ¿Qué pasaría si pudiésemos volar? ¿Y si viviéramos en la Luna en vez de en la Tierra? ¿Y si en vez del suelo pisáramos el techo y el cielo fuera un gran abismo? Aunque no nos limitaremos en suponer cambios en las reglas, también sirve suponer situaciones inverosímiles. ¿Y si al llegar a casa, después de un duro día de trabajo, encontramos un cadáver en mitad de nuestro salón? ¿Y si al despertar no recordemos nada de nuestro pasado? Cualquier ocurrencia es una buena idea para escribir

La parodia

Dicen que el humor es bueno para la salud, si encima escribimos para hacer reír nos veremos doblemente beneficiados. Haz una parodia de los clichés más conocidos de la literatura. Escribe tu historia favorita a modo de caricatura. Aunque si tenemos un sentido del humor peculiar puede que no consigamos el efecto deseado con nuestros chistes.

@NeoToki0

El alma del guerrero

samurai-2028220_640

Demasiado tiempo bailando en esta vorágine de sangre que cubre el campo de batalla, ¿cuánto tiempo he de permanecer en este lugar desolado por el odio y el sufrimiento?

–Saqué la espada de su vaina.

Parece interminable pero sigo defendiendo todo aquello que amo y, quizás, no volveré a ver.

–Las armas vibraron al chocar. Luego, solo mi contraataque cortó carne.

Cuánto tiempo seré capaz de creerme las mentiras y majaderías que dan sentido a esta lucha, gobernada por el abrazo de una infinita desesperación.

–Limpié la sangre del filo con su propia ropa.

@NeoToki0