Primeras impresiones de Mundodisco

Mundodisco ilustracion
Ricewind, Dosflores y compañía

Estamos de pleno en el verano. Calor, vacaciones, reencuentro con viejos amigos y momentos de descanso (para el que puede permitírselo). En la blogosfera también se nota la estación, hay menos movimiento e interacción. Así que aprovecho para hablaros sobre mi última lectura de fantasía.

Desde hace tiempo, quería iniciarme en Mundodisco, el mundo de fantasía de Terry Pratchett. Aprovechando una oferta en Lektu, compré dos de sus libros por 10€, El color de la magia y La luz fantástica. En físico y con gastos de envío incluidos. Se trata de los dos primeros libros publicados por Pratchett, de La saga de los magos, aunque cualquier saga es buena para introducirse en Mundodisco. También escuché que son dos de sus libros más flojos.

Habiendo leído El color de la magia, la experiencia ha sido satisfactoria y muy correcta. Aunque cabe decir que la historia se va desinflando poco a poco. Te introduce a un mundo que rompe directamente con toda lógica, el humor ayuda a respaldar esto. Engrandece algunos tópicos de la fantasía épica y se ríe de ellos. Las principales características de los protagonistas, lo que los hace grandes, son sus carencias. La trama gira en torno a situaciones cada vez más absurdas que acaba en forma de grandes aprietos para los protagonistas. Topamos con hechiceros, héroes, maleantes, trolls, la Muerte y numerosas criaturas fantásticas. No quiero destriparos (destripar, esa palabra que en nuestro idioma significa spoiler).

Lo más interesante, desde el punto de vista de escritor, es la forma de destruir las reglas establecidas. Es decir, encontramos lo que leemos por todas partes que no debemos hacer con nuestra historia. La lógica de Mundodisco es absurda, su lógica pende de un hilo mágico que puede alterar sus propias reglas. Pero funciona, la razón de esto es el humor. Es algo parecido a las películas de los Monty Python. Desde el primer momento se muestra como es. Nos enseñan de forma sutil las reglas de Mundodisco para que después no nos sorprendan sus argucias.

En resumen, El color de la magia me ha gustado pero no me ha maravillado. Seguiré adentrándome en Mundodisco poco a poco.

PD: no considero esto una reseña y no suelo hablar en el blog sobre mis lecturas. Dadme vuestra opinión en los comentarios si queréis más.

@NeoToki0

La seducción de las llamas

fuego seductor
Fuego

El fuego ha sido uno de los grandes descubrimientos por parte del ser humano, a la altura de la imprenta, el ferrocarril o el propio Internet. Un ente ígneo que baila consumiendo todo lo que encuentra a su paso, capaz de destruir en minutos lo que toda una vida costó fabricar. Sin embargo, abrazó a nuestros antepasados con su calor en las noches más frías del invierno. Cocinó alimentos, haciéndolos evolucionar, para evitar consumir las bacterias putrefactas de la carne cruda. También alejó a las bestias cuando los hombres dormían en el raso, bajo el cielo nocturno.

Pero lo que más me sorprende a día de hoy es el poder seductor de las llamas, como nos atrapa al posar la mirada en sus danzarinas lenguas flamígeras. Esa calma que nos invade al ver el verdadero fuego, el de una gran hoguera en medio del campo, el de una buena chimenea capaz de espantar al frio.

En el pasado no existía Internet, ni televisión, ni siquiera radio. En el pasado los seres humanos nos reuníamos en torno a una hoguera para escuchar historias. Pero antes de todo eso, nos quedábamos abstraídos frente al fuego durante horas, leyendo las llamas con la mirada, absorbidos por su misteriosa naturaleza incomprensible en aquel momento. Solo quien ha conocido una verdadera hoguera conoce su verdadero poder seductor, como cuando observamos las estrellas lejos de la luz de la civilización, como cuando nuestros antepasados descubrieron por primera vez el fuego.

Esta noche disfrutad las hogueras de San Juan. Por supuesto, precaución con el fuego y llevaros toda vuestra basura de la playa.

@NeoToki0

Tag de autor: Mi yo escritor

libro escritor

La semana pasada me nominaron a este “tag”, precisamente Jonathan en el explorador de mundos. Desde aquí le mando un saludo y doy las gracias por nominarme. El tag consiste en una serie de preguntas para conocer un poco sobre el autor del blog. Al final del texto nominaré a tres personas por si desean continuar con la iniciativa.

¿Con cuántos años comenzaste a escribir?

No recuerdo el año exacto, rondaría los 14 cuando escribí mi primera historia por iniciativa propia. Reconozco que soy horrible con las fechas.

Publica tu primer escrito (o un fragmento de él si lo consideras demasiado largo)

Una lástima que se perdiera con el disco duro de mi primer ordenador. Aunque seguramente  no hubiera publicado nada, por el horror que me provocaría releerlo sin corregir.

Se situaba en un mundo de fantasía. La protagonista permanecía en una ciudad mientras su padre luchaba en el frente de batalla. No mencionaba a la madre. Los conocidos de la chica se marchaban de la ciudad hacia el sur para buscar fortuna, alejándose de la guerra. Una noche tormentosa llegó un caballero de una tierra lejana, buscando al padre. Más o menos me quedé en el punto que la chica viaja hasta el frente donde encuentra a su padre herido grave, a punto de morir. Entonces, la protagonista descubre que no era su verdadero padre.

¿Por qué empezaste a escribir?

Continue reading “Tag de autor: Mi yo escritor”

La banalidad de la inspiración

arbol desierto

Hace unas semanas fue el aniversario de mi vida como blogero. Un ciclo que se completa una vez más, celebrado por muchos y trivializado por otros tantos, y continuará girando hasta terminar nuestro tiempo o no haya ningún observador para medirlo.

Existe la creencia popular de que con los años vienen las crisis, se suelen contar por décadas. Las personas sufrimos crisis con el paso del tiempo, las parejas también, y tampoco esquivan esa bala perdida los países, las empresas o cualquier ente que no aprenda a evolucionar y adaptarse con los cambios venideros.

El caso es que me ha sobrevenido una crisis como escritor, o el mal conocido por muchos como falta de inspiración. Las últimas dos semanas he fallado a mi compromiso con la escritura, al menos con la escritura no laboral. Por ello, la reflexión que traigo hoy es sobre la inspiración. ¿Existe realmente la inspiración? ¿O es una mera excusa para justificar los momentos de decadencia? Continue reading “La banalidad de la inspiración”

Primer aniversario

aniversario

Mundos de Leyendas cumple un año de vida en la blogosfera. Un año que ha servido para evaluar mi progreso con la escritura, abrir mis textos a los demás y conocer bastantes blogeros interesantes. Una experiencia muy enriquecedora, de la que me siento orgulloso. Aunque al volver la mirada atrás, a mis primero artículos, encuentro unos textos mediocres que casi me entran ganas de renegar de ellos y eliminarlos. Pero no, forman parte de este blog. Son el principio de una andadura constante hacia un horizonte tenue y alejado, a una meta que ni tras pasar un año tengo todavía clara. Solo sé que para llegar allí necesito escribir más, aprender de las buenas referencias que se cruzan en mi camino y nunca abandonar las fuerzas que me animaron a empezar.

@NeoToki0

Las distintas formas de contar la misma historia

adaptaciones literarias cinematograficas.jpg

Las adaptaciones entre los distintos medios de expresión, bien sean entre literatura, teatro, cine, cómics, videojuegos, etc., suceden desde que estos son utilizados para contar historias. Es un hecho que se da en todas las épocas y en todos los formatos narrativos, aunque muchos tachen a las adaptaciones de falta de originalidad o saca dinero por parte de sus creadores.

Conducir una adaptación desde un terreno narrativo a otro conlleva una serie de problemas, el principal son los tipos de recursos utilizados en cada medio. No es lo mismo representar una situación escrita que en el cine o una historia recitada en la radio difiere mucho de las viñetas de un cómic.

El obstáculo de adaptar los recursos a otro campo lo realiza un intérprete, es decir, un director, guionista, dibujante o escritor capaz de transmitir las ideas con las herramientas disponibles. Cuando no se solventa con eficiencia este problema nos encontramos con opiniones del tipo: “el libro es mejor”, “la versión original transmite mejor las ideas” o el popular “es una mierda”.

Adaptar una obra al completo es una tarea espinosa, por ello nos llegan muchas obras inspiradas en otras. De hecho, siempre he pensado que nadie crea una obra original al completo. A lo mejor un escritor consigue, siendo tolerante, un 5% nuevo, el resto son ideas recogidas de diferentes fuentes de modo consciente o no. Las ideas se mezclan, se entrelazan y se colocan en nuevos escenarios pero ya se le ocurrió aquello a alguien. Lo que al final aporta un autor es su propio punto de vista, nada más, pero es suficiente.

Todo tiempo pasado fue mejor

Añoramos el pasado creyendo que fue mejor que la actualidad. La idea de todo lo anterior era mejor es muy discutible, aunque haya quienes defienden esta afirmación a ultranza. Este dicho popular acarrea una carga importante de subjetividad, queramos verlo o no. Aunque existen ocasiones que los tiempos pasados sí fueron realmente mejores, pero no debemos tomar la idea como verdad absoluta.

Cuando nos invade la nostalgia despertamos nuestra empatía, nos invaden sentimientos agradables. Recordamos las vivencias de nuestra infancia y adolescencia idealizando los buenos momentos, filtrando los buenos recuerdos sobre las experiencias negativas o aburridas. Series, películas, canciones o libros de nuestra infancia y adolescencia se quedaron grabadas a fuego en nuestra memoria.

El cerebro nos engaña con los recuerdos, a veces son meros fantasmas las reminiscencias de las primeras obras que nos gustaron. Por ello, cuando llegan adaptaciones, o continuaciones, de nuestros títulos favoritos nuestra mente nos induce a unas expectativas altas que pueden acabar en una grave frustración.

Cuando la adaptación supera a la obra original

Al encontrarnos ante una obra maestra o de culto, por norma, su autor trabajó en ella a unos niveles enfermizos, estudió cada avance de la trama, cada personaje y conversación, cada elemento del escenario tenía una razón de existencia. Los elementos de las grandes obras tienen una simbología que proyectan los valores a cuyo alrededor gira la historia. Cuando se intenta adaptar una obra de este tipo sin profundizar en ella se obtienen historias vacías, caparazones sin alma. Esto suele ocurrir cuando los intereses económicos interfieren en la planificación o cuando el encargado de adaptar la historia fastidia la esencia original.

Del mismo modo, existen adaptaciones a la altura pero cuando de verdad olvidamos lo malas que son las adaptaciones es cuando una obra consigue transmitir todas las ideas originales y ampliarlas, dotando de una mayor personalidad al título. Esto ocurre cuando la obra original es más mediocre que maravillosa, cuando alguien transforma una historia que le marcó en el pasado utilizando los recursos con sutileza, eliminando las partes innecesarias e incluso añadiendo cualquier otra que requiriera. Lo importante de una adaptación es construir algo funcional por sí sola, no un calco exacto.

Pero ¿por qué os cuento esto?

scarlett-johanson motoko kusanagi ghost in-the-shell
Scarlet Johansson y Motoko Kusanagi

La semana pasada visioné la película de Ghost in the Shell, la cual salió hace poco en cines, basada en una película anime de Mamoru Oshii que a su vez es la adaptación de un manga de mismo nombre de Masamune Shirow.

Poco tiempo tardó la gente en encender sus antorchas por las redes sociales, y en Internet en general, esparciendo comentarios deflagradores hacia la película y hacia su protagonista Scarlett Johansson.

Tampoco es que quiera explayarme en mi opinión sobre la película, me parece entretenida pero sin llegar a la altura de la original. Parece que la sombra de Ghost in the Shell es demasiado alargada. Buenas escenas de acción, momentos mal calcados y abuso de diálogos sobre filosofadas para dejar las ideas mascadas a todos los públicos. Pasará sin pena ni gloria, al menos por la parte que me corresponde.

El problema que veo es la actitud del mundo en general, no es la primera ni la última vez. Gente rabiosa lanzando bilis por las redes sociales con una falta de educación increible. ¿Qué ocurre en este mundo? Solo son historias de ficción, las versiones originales seguirán ahí para disfrutarlas, no se han perdido. Debemos aprender a templarnos en ciertos asuntos, sobre todo en los más insignificantes.