6 consejos antes de escribir un relato

arte de escribir
Ten siempre a punto tus herramientas de escritura

Para que una novela se gane una buena opinión de los lectores debemos trabajar duro. La primera novela suele arrastrar un cúmulo de fallos debido a la falta de experiencia. Algo lógico. Por ello, recomiendo entrenar la narrativa. Un buen ejercicio es crear relatos a modo de historias cortas y textos experimentales. Con los relatos podemos utilizar estilos narrativos que no dominamos, situaciones inusuales, expresar sentimientos, ideas o cualquier cosa que se nos ocurra de manera puntual, sin tener que poner en riesgo el conjunto de una novela completa. Así que os cuento algunos consejos a tener en cuenta antes de escribir un relato.

Planificar de antemano lo que vamos a contar

La planificación es la base de todo proyecto. Quizás hayáis oído hablar de los escritores de brújula y de mapa. Al empezar nuestra andadura como escritor, lo mejor es utilizar un mapa, es decir, planificar lo que contaremos, definir a los personajes, aclarar la estructura que vamos a utilizar, el estilo, etc. La mejor herramienta para hacerlo es la escaleta, un esquema donde detallaremos cada escena y sus elementos clave. Útil incluso si nuestro relato dispone de una sola escena. Con la escaleta podremos ver la estructura de la historia sin empezar a escribir, para así modificar los elementos o el orden antes de empezar. Si encontráramos incoherencias después de escribir tendríamos el doble de trabajo.

Cuenta dos historias

Todo relato cuenta una historia, por muy breve que sea. Pero un consejo muy importante es incluir dos historias dentro de un solo relato. Un relato plano sería como contar lo que hicimos al comprar el pan, o cualquier otra situación cotidiana. Esconder una historia dentro de otra principal es más llamativo. ¿Qué ocurriría si mi historia sobre comprar el pan acabara con un atraco en la tienda? El tema se pondría más interesante.

Pero la segunda historia puede ser más profunda, se puede ocultar dentro de la primera, proporcionando un mayor valor al relato. Sería como hablar de la moraleja del cuento. Pero la historia secreta no tiene por qué ser una moraleja, podríamos introducir ideas paralelas como el amor, la amistad, el odio, la depresión o cualquier tema que se nos ocurra. La historia secreta debe ser sutil, pero sin ocultarla bajo mecanismos ni simbologías complejos debido a su dificultad para sacarla a relucir.

El objetivo de los personajes

La profundidad de los personajes daría para un artículo completo, o varios, pero para empezar nos conformaremos con saber qué quieren los personajes de nuestro relato. Todos los personajes deben disponer de un objetivo por muy simple que sea, aunque sea beber un vaso de agua. Si los personajes son maniquíes se mostrarán vacíos. Otra recomendación importante para los personajes del relato es que sus diálogos sirvan para que la acción avance o para mostrarnos alguna característica de ellos.

Desarrolla la historia entorno al final

El final es algo muy importante en cualquier historia, si no lo conocemos de antemano el relato puede acabar con un final mediocre o incoherente. El final lo debemos tener claro durante la planificación, para construir la historia alrededor suya. Siempre podemos cambiarlo durante el proceso de escritura o después. Sabiendo el final, es más fácil moldear la historia sobre la idea que queremos transmitir, y también dejar pistas antes de llegar a la conclusión.

Otro factor es eliminar las escenas, descripciones y situaciones innecesarias, además de situarnos en el punto más cercano del final al comenzar el relato.

Leer relatos de temática similar

Si no sabemos cómo empezar, o nos sentimos intimidados ante el papel en blanco, una gran recomendación es leer relatos de temas parecidos al que deseamos escribir. Veamos cómo lo hacen otros, cómo desarrollan sus ideas e incluso fijémonos en los aspectos que no nos gustan, para evitarlos. Estudia los personajes y sus diálogos. Leer otros relatos también nos proporcionará inspiración. Si esperamos algo de una historia y luego la trama no avanza hacia dicha dirección, es una buena idea para hacerla nosotros. Recuerda que siempre puedes preguntar al autor sobre cualquier detalle que quieras conocer, en general no tendrá problema para responder.

Os dejo mis relatos de fantasía y ciencia ficción.

Escribe

Sí, así de simple. Escribe. A veces erramos en lo más sencillo. Nuestra habilidad como escritor se mide por la cantidad de texto que hemos escrito. De nada sirve mirar formulas maravillosas por Internet o conocer al dedillo la buena teoría si después no escribimos. Crea hábitos y abandona un rato la confortable procrastinación. Establece unos horarios para escribir y leer. Lleva siempre contigo una libreta para anotar tus ideas y utiliza un día a la semana para revisarlas. Nuestro nivel de escritura se mide por la experiencia, y esta solo crece escribiendo.

@NeoToki0

Mary Sue: la ruina de la perfección

 

woman-520220_640
Una gran mujer real no es perfecta

En narrativa, Mary Sue se refiere a un arquetipo de personaje, normalmente protagonista. A grandes rasgos, Mary Sue es un prototipo de chica ideal: joven, hermosa y muy popular. Es capaz de superar cualquier tipo de adversidades sin apenas experiencia. Sin embargo, cuando denominamos a un personaje como Mary Sue, estamos tachando al personaje como un fracaso, es decir, posee características pobres y recurrentes. Como escritores, debemos evitar este tipo de personajes para evitar que la obra caiga en la mediocridad.

Aunque Mary Sue se refiera a un tipo personaje femenino también existe su equivalente masculino, conocido como Gary Stu o Marty Stu. Aunque a veces se le llama igualmente como Mary Sue. El significado de Mary Sue no difiere de Gary Stu, solo cambia su sexo. Originalmente, Mary Sue se creó a forma de sátira de los fanfictions que abusaban de este arquetipo, a partir de entonces se emplea para definir a ese tipo de personaje.

Evitar las características de Mary Sue hace que nuestros personajes sean más interesantes, sobre todo los protagonistas, pero incluir alguna de sus características de forma aislada no es malo. El problema viene cuando agrupamos casi todas. Por ello, en esta entrada os contaré sobre dicho arquetipo. Hace tiempo que quería hablar sobre personajes, desde que llamó la atención cuando me referí a los personajes como herramientas en el Tag de escritor. Continue reading “Mary Sue: la ruina de la perfección”

El pacto ficcional

pacto ficcional ficcionalidad
Conoce el pacto de ficcionalidad

El pacto ficcional, o de ficcionalidad, es un acuerdo tácito que existe en todo libro de ficción entre el autor y el lector. Es la base que fundamenta la narrativa, lo que proporciona verosimilitud a la historia, a los elementos presentados. Gracias a él, la narrativa se transforma en una actividad más amena y autentica. En géneros como la fantasía o la ciencia ficción el pacto ficcional toma mayor importancia al nutrirse, sobre todo, de elementos imaginarios o especulativos.

Con el pacto de ficcionalidad, el lector acepta los elementos imaginarios que suceden en la historia, diferenciando estos de las mentiras. Cuando alguien lee una novela o cuento de ficción imagina que los sucesos ocurrieron realmente. Si pensamos que el autor trata de convencernos sobre lo que cuenta o nos engaña entonces no disfrutaremos de la lectura. Aunque sepamos que los hechos nunca sucedieron, tanto en la experiencia de escritura como de lectura fingiremos que los sucesos de la trama ocurrieron realmente.

Si el lector mantiene incredulidad se aburrirá. Estará atento a la mínima contradicción o fallo que encuentre. Posiblemente abandone la obra a la primera de cambio. Imaginad a alguien leyendo Harry Potter cuestionando sobre la veracidad de un sombrero parlante, o la existencia de los dragones en Juego de Tronos.

Por su parte, el escritor añadirá en su historia tantos elementos ficticios como quiera, siempre que se respeten las reglas del mundo creado. Que exista magia no implica soluciones mágicas e incongruentes para resolver cada situación que se presente. Las bases del mundo se deben mostrar, de manera sutil pero clara, en los primeros compases de la historia. No se desvelará todo el funcionamiento en el principio, sería muy aburrido y tedioso, pero sí se debe aclarar sus derroteros.

Otra característica del pacto ficcional es cuando el escritor cuenta ciertas referencias sobre el mundo real que sirven al lector para entender claramente el mundo ficticio. Es muy difícil explicar elementos imaginarios sin hacer referencias a cosas conocidas. Del mismo modo, cuando el escritor obvia detalles o características de algún elemento, el lector entenderá que funciona como lo haría en la realidad que vivimos.

Hay que tener en cuenta que el pacto de ficcionalidad no se cumple siempre. De hecho, el lector romperá el pacto cuando el autor no respete las reglas. Buscar soluciones fáciles a los conflictos, abusar de los clichés y, sobre todo, ser incongruente sacará al lector de la experiencia. Romper el pacto significa que el lector rechazará a dicho autor en el futuro, significa que estamos haciendo mal nuestro trabajo.

@NeoToki0

Cliffhanger: el suspense en las historias

cliffhanger
Cliffhanger se traduce como “al borde del abismo”

Hoy os hablaré del cliffhanger, un recurso narrativo que consiste en cortar la acción para generar suspense y atrapar al lector con situaciones enigmáticas de las que esperamos respuestas. Es un recurso que seguro todos conocemos por las series de televisión, por esos momentos finales donde se genera una gran tensión dejandonos con ganas de ver el siguiente episodio.

La tensión de la narración

Con el cliffhanger interrumpimos la narrativa con una situación inesperada de la que deseamos saber más. Es un giro argumental en la historia, incógnitas que requieren respuestas o un evento catastrófico pone en conflicto los intereses de los personajes o su propia integridad. Pero siempre con un objetivo en mente, crear incertidumbre que generen ganas de saber más sobre el peligro o el drama a punto de resolverse o sobre el nuevo misterio desvelado.

En narrativa, la posición más usual para generar tensión es entre episodios. En el siguiente capítulo se desarrollará una nueva subtrama que relaje un poco la tensión. Por supuesto, la posición del cliffhanger no se limita al final del episodio o capítulo. En las series se pone al final con un claro objetivo de fidelizar a la audiencia. En novelas por episodios también tiene dicha función, aunque podemos presentar el cliffhanger a mitad del capítulo, sobre todo si significa un cambio en el objetivo de los personajes.

El mal uso y abuso del cliffhanger

El empleo reiterado del recurso deteriora la calidad de cualquier historia, sobre todo si se abusa de él. No importará a nadie si la situación roza el Deux Ex Machina o si la situación carece de interés real en el contexto. Es el mal de muchas series, buenas ideas y personajes con un uso desmesurado de cliffhanger triviales. Otro caso negativo es cuando se presentan grandes incógnitas pero nunca llegan a resolverse, nos sentimos engañados cuando a la larga no encontramos respuestas reales.

Por casos así, apenas sigo series televisivas, un fenómeno tan popular hoy día. Amigos y conocido me recomiendan series cada vez que tienen la oportunidad, e incluso Internet está lleno de información sobre las más exitosas para que no perder el tiempo buscando. Pero al final siempre me encuentro con una sucesión cliffhangers que se enlazan con subtramas más o menos mediocres, con solo un par de ramas de calidad. Y no digo que las series sean malas, sino que de las 8 temporadas disponibles tres cuartas partes del contenido sobra, desde mi punto de vista.

El poder de las pistas

Ya he hablado otras veces sobre esto, la mejor forma de solventar los conflictos de nuestra historia es plantando algunas pistas sobre los sucesos venideros. Con sutileza, tampoco vamos a destripar la trama pero que lleguen con sentido. Incluso nos ayuda presentar pistas falsas para desviar la atención de lo venidero.

Aunque el principal objetivo de un cliffhanger es atrapar al lector, espectador, etc. su implementación debe resultar suave, acompañando el ritmo de la trama sin desvirtuar las reglas del mundo.

Conseguiremos un impacto directo en la mente de los lectores si, además de utilizarlo el cliffhanger con coherencia, lo introducimos en un momento que despertemos fuertes lazos sentimentales. Una experiencia orgásmica en el lugar clave de la historia y será recordado. Este momento es mejor reservarlo para el climax.

trono hierro
El Trono de Hierro

Un maestro en el uso de este recurso es George R. R. Martin con su Juego de Tronos, un gran comprendió de subterfugios, traiciones e injusticias que atrapan irremediablemente. Admito que no he visto la serie pero sí soy fan de los libros. ¿Y vosotros dónde habéis encontrado los cliffhanger que más os han marcado?

@NeoToki0

Los subgéneros de la ciencia ficción

subgenero ciencia ficcion.jpg
Analicemos los mundos de la ciencia ficción

Catalogar la ciencia ficción en diferentes subgéneros puede ser tan complejo como definir qué es la ciencia ficción como tal. Las características que definen cada una las divisiones pueden compartir rasgos con otra rama, cosa capaz de confundir cuando queremos referirnos a un subgénero en concreto. Las fronteras cambian con el paso del tiempo, por ello, lo mejor es ser flexible con las categorías.

La clasificación presentada a continuación no es una simple lista, sino más bien una serie de temas en los que se puede agrupar la ciencia ficción alrededor de una regla central. Cada novela pertenece a varios subgéneros. Pienso que estas divisiones pueden aumentar al infinito, aunque los grupos que propongo me parecen suficientes.

La ciencia empleada en la narración

Ciencia ficción dura: la ciencia que encontramos se puede explicar, la tecnología se utiliza con un absoluto rigor. No existen naves espaciales capaces de alcanzar la velocidad de la luz. No se puede viajar en el tiempo. Los implantes cibernéticos, a veces, sufren rechazo por parte del cuerpo humano. La radiación no provoca súper poderes, sino todo lo contrario. La ciencia ficción dura requiere de una buena documentación, y un buen uso de las explicaciones. Algunos de sus autores más característicos son Robert A. Heinlein o Arthur C. Clarke. Continue reading “Los subgéneros de la ciencia ficción”

Recursos narrativos: el Macguffin

caja misteriosa
¿Qué guardará la caja?

Una caja cuyo contenido se desconoce presenta un potencial incalculable, se trata de un elemento capaz de representar esperanza, poder o riquezas. El misterioso transmite un sin fin de sensaciones, funciona como un gran catalizador para la imaginación, a pesar de no ser una idea innovadora en la narrativa. A veces cuenta con mayor importancia en una trama que el conocimiento.

Un objeto misterioso contiene un potencial equivalente a una página en blanco en manos de un escritor lleno de inspiración. Las historias con elementos misteriosos nos involucran más en ella, nos hacen sentir atraídos por esa aura magnética de lo secreto, de lo enigmático.

El elemento que hace avanzar la trama

El Macguffin es un recurso narrativo que pone nombre a los objetos o situaciones que ayudan al buen avance de la historia. Alfred Hitchcock atribuyó el nombre al recurso, quizás por ello se conoce más en el mundo del cine que en literatura.

El Macguffin es un truco, dota a los objetos de la suficiente importancia como para dirigir la historia hacia una dirección concreta, se utiliza como anzuelo para llamar la atención. A pesar de ser un engaño es ingenioso, su uso no afecta negativamente como sí lo hace el Deus Ex Machina. En una historia de piratas siempre hay un mítico tesoro que buscar, los espías lidian con documentos secretos o en casos más concretos como La Fundación de Isaac Asimov la gran Enciclopedia Galáctica a pesar de ser mencionada en diversas ocasiones nunca se muestra como tal.

La principal función del recurso es mover a los personajes por los distintos escenarios. El objeto dispone de un gran valor para los personajes pero a su vez se vuelve irrelevante para los lectores conforme avanza la historia. Un abuso o uso equivocado del elemento puede afectar a la historia, aunque sirva de catalizador, los personajes deben verse espontáneos y evitar acciones forzadas.

Los Macguffin de las historias se pueden cambiar por otro elemento similar en la mayoría de casos. Aquí es donde los autores deben sacar a relucir su ingenio y no conformarse con un objeto cualquiera. Un ejemplo de Macguffin bien elaborado es el maletín de Pulp fiction, el cual crea un aura de misterio entorno a él, provocado diversas teorías por parte de los fans. La película sería la misma si mostrara el contenido pero aquí se ve la elegancia de Tarantino al dotar a ese maletín de tanto misterio.

¿Qué tipo de Macguffin os han resultado más interesante y dónde los encontrasteis?

pulp_fiction_maletin
Pulp fiction