Los subgéneros de la ciencia ficción

subgenero ciencia ficcion.jpg
Analicemos los mundos de la ciencia ficción

Catalogar la ciencia ficción en diferentes subgéneros puede ser tan complejo como definir qué es la ciencia ficción como tal. Las características que definen cada una las divisiones pueden compartir rasgos con otra rama, cosa capaz de confundir cuando queremos referirnos a un subgénero en concreto. Las fronteras cambian con el paso del tiempo, por ello, lo mejor es ser flexible con las categorías.

La clasificación presentada a continuación no es una simple lista, sino más bien una serie de temas en los que se puede agrupar la ciencia ficción alrededor de una regla central. Cada novela pertenece a varios subgéneros. Pienso que estas divisiones pueden aumentar al infinito, aunque los grupos que propongo me parecen suficientes.

La ciencia empleada en la narración

Ciencia ficción dura: la ciencia que encontramos se puede explicar, la tecnología se utiliza con un absoluto rigor. No existen naves espaciales capaces de alcanzar la velocidad de la luz. No se puede viajar en el tiempo. Los implantes cibernéticos, a veces, sufren rechazo por parte del cuerpo humano. La radiación no provoca súper poderes, sino todo lo contrario. La ciencia ficción dura requiere de una buena documentación, y un buen uso de las explicaciones. Algunos de sus autores más característicos son Robert A. Heinlein o Arthur C. Clarke.

Ciencia ficción soft, blanda o suave: la ciencia se tiene en cuenta pero es más maleable. No es tan estricta a la hora de explicar, y se toma algunas licencias para inventar tecnologías que faciliten la narrativa. Las razones son menos importantes que la trama. Facilita el trabajo a los autores menos experimentados o que prefieren potenciar la calidad del contenido frente al realismo, alejándose del carácter divulgativo. Entre sus autores encontramos a Ray Bradbury, Ursula K. LeGuin o Philip K. Dick.

El tipo de mundo donde se desarrolla la historia

Futuro cercano: el mundo se sitúa a pocos años de la actualidad, quizás a unas decenas de años o dentro de un siglo. Los avances tecnológicos, sociales o filosóficos son más cercanos y predecibles. Un ejemplo es Ready Player One de Ernest Cline.

Futuro lejano: nos encontramos dentro de miles años o más. En la Tierra o lejos de ella, puede que incluso haya sido olvidada. La diferencia con respecto a la actualidad es abismal, con una ciencia perfeccionada a lo largos de los siglos, o tal vez la ciencia ha sido olvidada. Ha pasado el tiempo suficiente para conocer civilizaciones extraterrestres o instaurar un imperio galáctico lejos del Sistema Solar. La Fundación de Isaac Asimoc es un claro ejemplo.

Ciencia ficción postapocalíptica o postholocáustica: la civilización ha sucumbido debido a las guerras, la contaminación, la rebelión de las máquinas o la falta de recursos. La historia se sitúa entre los esqueletos de grandes ciudades, rodeadas de yermos desérticos, donde reina el caos. Los supervivientes de la catástrofe lidian con criminales, diferentes facciones, contra la radiación o la falta de agua. Un ejemplo es La carretera de Cormac McCarthy.

Mundo alternativo: encontramos mundos con reglas distintas a la realidad que vivimos, las leyes físicas son diferentes o simplemente nos encontremos en otro mundo remoto. En este género se juega con las diferentes dimensiones e incluso con las paradojas de los viajes en el tiempo. Como ejemplo tenemos Los propios dioses de Isaac Asimov.

Cyberpunk o ciberpunk: es un futuro cercano donde la masa social vive sometida por multinacionales y gobernantes en un mundo distópico. Además, la tecnología, sobre todo informática, juega un papel importante en la vida cotidiana, por medio de una realidad virtual donde se vive una doble vida o por implantes cibernéticos que mejoran las características físicas. Si queréis saber más sobre el ciberpunk os recomiendo conocer a Nicholas Avedon, escritor español del subgénero. El máximo representante de este género es Neuromante de William Gibson.

Steampunk: la tecnología de este subgénero gira alrededor de las máquinas de vapor, como si nunca hubiesen existido los motores de gasolina. El mundo recuerda a una época victoriana, con una vestimenta y arquitectura sobrecargada donde reinan los engranajes. Encontramos zepelines, barcos voladores e incluso implantes mecánicos que sustituyen partes del cuerpo humanos. Entre sus títulos está Boneshaker de Cherie Priest.

También existen otras vertientes del punk como el biopunk, dieselpunk o atompunk, entre otros, de los cuales no especificaré aquí.

Vinculación con otros géneros

Comedia: dentro del mundo de ciencia ficción encontramos elementos humorísticos. Es muy frecuente ver humor y ciencia ficción en los relatos de las revistas pulp. Un ejemplo es La guía del autoestopista galáctico de Douglas Adams.

Criminal: el mundo de ciencia ficción es la base para una novela noir, con elementos de las novelas de detectives. También encontramos policías del futuro o espacial tratando de detener a algún peligroso criminal. Como ejemplo vemos Minority Report de Philip K. Dick.

Terror: cuando la ciencia ficción se utiliza como base para desarrollar una historia de terror. Un entorno agobiante y aislado en mitad del espacio es el lugar perfecto para sentir el miedo. Un ejemplo es ¿Quién anda ahí? de John W. Campbell.

Inclinación ideológica

Ciencia ficción humanista: plantea temas que tienen que ver con el ser humano, con su origen o destino en el futuro. Cuestiona la ética de la tecnología y su aplicación egoísta o violenta. También encontramos temas existenciales, además de cualquier otro tema filosófico que implique al ser humano y la ciencia. Un ejemplo es Un mundo feliz de Aldous Huxley.

Ciencia ficción militarista: la historia se desarrolla en torno a un conflicto bélico o los protagonistas son militares. Da igual que sea una guerra con tecnología del futuro entre humanos o contra otras especies extraterrestres. Suele criticar la guerra y su influencia negativa en la psicología del ser humano. Como ejemplo tenemos Starship Troopers de Robert A. Heinlein

Ciencia ficción política: las historias juega con las preocupaciones políticas, a veces con distopías otras con un mundo ideal. La ciencia sirve para presentar una degeneración de la sociedad o un avance hasta la utopía. Como ejemplo vemos 1984 de George Orwell.

Ciencia ficción ecológica: la preocupación por la naturaleza y los recursos que la sostienen también tienen cabida en el género. El padre de este subgénero es Frank Herbert con obras como Dune.

Space opera

El space opera es un subgénero ambiguo de especificar, sería el equivalente en ciencia ficción de la alta fantasía en el género fantástico. Encontramos grandes conflictos entre imperios galácticos, con grandes flotas espaciales donde destaca la épica a grandes escalas. Por general, son títulos extensos con diferentes arcos narrativos para enfrentar a un terrible villano que amenaza con la extinción de los seres humanos o el propio universo. Es muy fácil que se adentren en terrenos de la ciencia ficción fantástica. Como ejemplo tenemos La saga de Ender de Orson Scott Card.

La Nueva Ola o New Thing

Por último quería aclarar que existió una corriente experimental entre los años 60 y 70 por parte de algunos autores de renombre, centrándose en la psicología de los personajes dentro de la ciencia ficción. La Nueva Ola dio se abandonó pronto, pero brindó una nueva perspectiva al género evolucionó en otros subgéneros como el ciberpunk.

4 thoughts on “Los subgéneros de la ciencia ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s